Apasionante tierra llana

Del corazón de la tierra… a la copa

Fruto de la vid y del trabajo del hombre, el vino es producto de la naturaleza y la cultura de una comarca, el Condado de Huelva, que se ha ido transmitiendo entre generaciones, conservando la tradición de sus antepasados, sin quitar la vista a la innovación del futuro.
A lo largo de las 6.000 hectáreas de viñedo de esta comarca, que engloba los municipios de Moguer, Bollullos Par del Condado, La Palma del Condado, Villalba del Alcor, Rociana y Almonte, se cultiva una uva autóctona de Huelva: la zalema, resistente como ninguna al gran enemigo de este fruto: la filoxera. Se obtiene gracias a un clima único, de veranos cálidos, inviernos suaves, influencias marítimas, luz intensa y aires de Doñana. Nada puede salir mal. Junto a ella crecen la Moscatel de Alejandría, Garrido Fino, Listán de Huelva, Palomino Fino y Pedro Ximénez.

La ruta del vino del Condado de Huelva ofrece un recorrido de experiencias únicas y sensaciones inolvidables para descubrir el mundo del vino y su espectacular entorno, tanto para los neófitos como para los más expertos en el sector vitivinícola. Su centro neurálgico se sitúa en el Centro del Vino del Condado de Huelva, en Bollullos Par del Condado, un espacio que vive el vino, desde su origen, de forma sensitiva e interactiva. Una excelente forma de conocer el legado histórico del fruto de los viñedos onubenses y de sus trabajadores.

 

 

 

En este centro de interpretación nos podrán indicar algunas de las bodegas que podremos visitar para conocer el proceso de elaboración de los vinos, que mantienen con métodos tradicionales, manteniendo esa esencia de bodegas añejas, pero modernizados para obtener un mayor rendimiento de las uvas.
Cuando hayamos bebido de la cultura del vino, podremos continuar la visita con una degustación de estos caldos maridados con la excelente gastronomía de la zona. Excelentes carnes y fresquísimos pescados y mariscos del entorno de Doñana, verduras de la huerta onubense o las más coloridas frutas dejarán un imborrable sabor de boca.

Más allá de los viñedos

Son numerosas y variadas las opciones turísticas de esta comarca con el vino como referencia, pero ampliado a otras zonas del Condado. Los más atrevidos pueden optar unir a la rutas de vino caballos o toros y los más aventureros decantarse por las opciones culturales o naturales de Doñana. Todas ellas en un entorno natural y cultural excepcional: un mar verde de viñedos, galerías ancestrales que acogen las bodegas que producen estos vinos, marismas infinitas que albergan una explosión de vida o la aldea de El Rocío.
La opción Vinos y Caballos nos adentrará en un entorno natural y cultural singular e inigualable, el entorno de El Rocío, reconocida como Aldea Internacional del caballo, disfrutando de un paseo a caballo o en coche de caballos por algunos de los caminos más destacados del entorno de Doñana.

La Ruta del Toro mostrará el proceso de cría del toro bravo, visitando fincas en las que crece este emblemático animal tan arraigado en la idiosincrasia española, conociendo las faenas del campo y los entresijos de una ganadería.

‘Niebla Milenaria’ propone un viaje al pasado para conocer la histórica localidad de Ilipla, como la denominaban los romanos, con su amplio patrimonio, en el que destaca el castillo, levantado sobre fortaleza romana y con elementos árabes y medievales, y su mirada al río Tinto.
Un viaje en tren entre viñedos, naturaleza salvaje y vino, ¿no es suficientemente sugerente? Un tren turístico une La Palma y Bollullos.