Un mundo por descubrir

Los secretos ocultos del agua

 

El agua guarda en la provincia de Huelva secretos que nadie debería perderse. Hoy conocemos algunos que, a buen seguro, se quedarán marcados en nuestro recuerdo.

Próximo a la localidad condal de Villarrasa, el río Tinto tiñe de rojo media docena de molinos harineros del siglo XV que mantuvieron su actividad hasta los años 60. Se trata del molino de San Juan, el molino de Gadea, el molino de la Vega, el molino de Juan Muñoz, el molino de Centeno y el molino de la Vadera. Un camino de tierra, en breve sendero cicloturista, permitirá conocerlos y admirar paisajes únicos que se quedarán en la retina y el recuerdo.

Rumbo a la sierra hacemos una parada en Santa Ana La Real, donde encontramos una maravilla escondida: la cascada de los Chorros del Joyarancón. Salimos del pueblo por el barrio de La Presa hasta llegar al sendero que llega a Castaño del Robledo y caminamos bordeando un barranco. En la espesura del bosque de encinas y castaños hallamos varios puentes de madera para sortear los cauces de los pequeños arroyos. La ruta se puede realizar con niños e, incluso, en bicicleta.

La caída del agua ofrecerá relajantes y deliciosos sonidos conforme llegamos al final del camino y éste se hace un poco más empinado. No tardamos mucho en llegar a la cascada y sentir cómo el sonido de la naturaleza en estado puro detiene el tiempo a nuestro alrededor.
Nuestra siguiente parada nos lleva hasta Corteconcepción para conocer la Cascada de los Molinos, una recóndita caída a dos alturas, que no podremos resistir probar y disfrutar por su agua cristalina y pura. Tras un paseo por los antiguos lavaderos del pueblo, tomamos el cruce de Cuatro Caminos y seguimos el sendero junto al arroyo entre alcornoques, castaños y encinas. Tras unos cuatro kilómetros de paisaje de cuento, llegamos a un claro que nos dejará con la boca abierta.

Finalizamos la ruta en Cañaveral de León, localidad que tiene al agua como referente. Desde la Fuente Redonda, de origen árabe, el caudal recorre la calle Pantano por El Pilar y, por un sistema de canales y compuertas, discurre por la Calleja del Agua, regando los numerosos huertos del municipio, a los que se unen el Molino de Tío Antón, de aceite, y el Molino de Rodezno, harinero.

Contenido patrocinado por la Consejería de Turismo de la Junta de Andalucía.

Un viaje al pasado

Pasear por las calles de Aroche es realizar un viaje a lo largo de la historia. A épocas romanas y medievales, islámicas y cristianas…
Muy próximo a la raya de Portugal, en el extremo occidental de Sierra Morena, se eleva uno de los pueblos de la sierra onubense con mayor patrimonio histórico y natural de la provincia.
Declarado Conjunto Histórico y Bien de Interés Cultural, Aroche está coronado por el castillo almohade, del siglo XII. En 1804, su plaza de armas su reformó para convertirse en una de las plazas de toros más originales de la geografía española.
Junto a la fortaleza, la muralla artillera tiene gran parte de sus 1.200 metros visitables. Construida en el siglo XV, se amplió en el XVII, por la Guerra de Restauración lusa.
El sistema defensivo de Aroche se completa con la Torre de San Ginés, conocida como La Almena, y que merece la pena subir a su parte superior para disfrutar la vista.
El inmenso patrimonio de esta localidad incluyen también la Iglesia de la Asunción y el Convento de la Cilla que alberga el Museo Arqueológico y un lugar único en el mundo, el Museo del Rosario, incluido en el Libro Guinnes de los Records, al contar con más de 2.000 ejemplares de los más diversos materiales. Llamativos son los donados por los últimos cuatro papas: Pablo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco o la Madre Teresa de Calcuta.
En el límite entre la Bética y la Lusitania, los romanos llegaron a Arucci Turóbriga, una espectacular ciudad de la Edad Antigua, junto a la ermita del patrón de Aroche, San Mamés, que no podemos dejar de visitar.

“Pasear por las calles de Aroche es viajar por la historia”

 

Pasaporte a la felicidad

La Sierra de Aracena y Picos de Aroche cuenta con un aliado a la hora de conocer, disfrutar y vivir sus municipios: el Pasaporte Turístico.

Se trata de una publicación que se puede obtener y sellar en las oficinas de turismo de Alájar, Almonaster la Real, Aracena, Aroche y Cortegana. En ella, además de conocer un poco más la belleza de estas emblemáticas localidades de la comarca serrana, encontrará los elementos más significativos de cada pueblo, esos que no se puede perder, lugares que le dejarán huella en su recuerdo. Y, cómo no, algunas sugerencias gastronómicas que debe probar en los restaurantes que visite durante su estancia en Huelva. Sabores que le evocarán lugares, sensaciones, experiencias que le mantendrán unido por siempre a estas tierras.
Una vez que haya conseguido cinco sellos, además de las infinitas experiencias vividas, dispondrá de una visita guiada a la maravillosa Gruta de las Maravillas de Aracena, una de las formaciones kársticas más espectaculares el sur de Europa, y al castillo de esta misma localidad, una fortaleza medieval que le trasladará al origen de la localidad, además de ofrecer unas espectaculares vistas de la sierra. Quienes completen el pasaporte entrarán en el sorteo de una experiencia turística para dos personas en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche.

¿Necesitas más motivos para perderte en este paraíso natural?

Pon a prueba tu adrenalina

¿Quieres vivir una auténtica jornada de aventuras? ¿Unas vacaciones inolvidables de pura acción?
En Santa Bárbara de Casa te espera Andévalo Aventura, un espacio en el que sentirás un mar de emociones. Te proponemos a vivir una intensa jornada multiaventura. Desde las 11 de la mañana probaremos actividades acuáticas con kayak y rappel en la presa del pantano. Después de reponer fuerzas con una excelente comida a base de productos de la zona, será el turno del rocódromo, la tirolina y el tiro con arco.

¿Lo tuyo es la escalada? Las vías ferratas son itinerarios deportivos y de aventura equipados con escalones y cables para ascender con seguridad. La vía ferrata El Morante, en Calañas, es un miembro más de la familia de Andévalo Aventura. Te invitamos a ascender para buscar unas espectaculares vistas. Para la tarde, ya en las instalaciones de Santa Bárbara, será el turno del arco y el rocódromo.

Sea cual sea tu afición aventurera, aquí tienes su lugar ideal.

El sabor tradicional de la ‘Sierra de Aroche’

Más de 80 años de tradición, de esfuerzo y de pasión por la máxima calidad dan como resultado productos de un sabor excepcional y características inigualables, Así es Ibéricos Velázquez.
El secreto: una materia prima extraordinaria, procedente de cerdos de raza ibérica que se alimentan de bellotas y pastos naturales disfrutando de las dehesas de encinas de nuestra sierra.
Estos productos se pueden adquirir en la tienda de Aroche y a través de su página web, ibericosvelazquez.com.

Andévalo, el placer de la sorpresa

Lo desconocido, sorprende. Esta máxima se cumple a la perfección en la comarca del Andévalo. Quizás la menos conocida de la provincia de Huelva y una de las que sorpresas proporciona al viajero. Historia, cultura, etnografía, naturaleza y gastronomía se reúnen al abrazo de sus acogedores vecinos.

Es el momento de

“Destapar el Andévalo”

Destapar el Andévalo es descubrir un extenso, singular y extraordinario territorio, es saborear gastronomía: diversa, rica, de elaboración tradicional, con unos deliciosos y variados productos agrícolas y ganaderos. Destapar el Andévalo es recorrer una comarca diferente, con aires de frontera, que desprende aromas de Portugal y que bebe del Guadiana, con un paisaje natural, histórico, etnográfico y patrimonial como ninguna otra. Pero, sobre todo, es sentir su gente, que convive en una perfecta armonía inalterada en el tiempo. ¡Ven, vive y destapa el Andévalo!

Y para comer, echamos un ‘Cerrojo’

Cuna del fandango más pasional, Alosno es minera y huele a jara y a romero. Este pueblo blanco del corazón del Andévalo cuenta con uno de los más originales restaurantes de la provincia de Huelva.
El Cerrojo Tapas combina sabores tradicionales y creatividad en los fogones con la base de una excelente materia prima.
Antonio Ramón Macías regenta este local, de ambientación rural, que cuenta con una amplia carta, para elegir entre tapas o raciones. Con la calidad que atesoran, no es extraño que haya logrado numerosos premios y reconocimientos. Por originalidad, sabor y presentación, el falso helado de gurumelo es inevitable.El arroz se ofrece de diversas formas y, como no, el cerdo ibérico y el cordero andevaleño son pilares de la gastronomía de la zona. Merece la pena el viaje a Alosno y echar un ‘Cerrojo’.

Un recuerdo en la maleta

Antes de irte de esta acogedora y embriagadora comarca, es obligado hacer una parada para llevarse unos ‘recuerdos’ de la visita a la comarca del Andévalo.

En Alosno, Unión Alosnera tiene raíces de tradición familiar y trabaja de forma artesanal y con mimo el cerdo ibérico. Jamones, paletas o cañas de lomo cerdo ibérico de bellota, entre otros variados productos, todos de excelente calidad, procedentes de cochinos de la dehesas andevaleñas.
Pero, Union Andevaleña va más allá. Aquí encontrarás las conservas de Huelva o deliciosos quesos de leche pura de oveja que, a buen seguro, ocuparán un hueco destacado en la maleta y en el recuerdo de todo el que se dé una vuelta por Alosno.