Un paraíso abierto al mar

Cuesta Maneli

Poco después de pasar Mazagón en dirección a Matalascañas se llega a una de las playas más espectaculares que se puedan encontrar. Partiendo del aparcamiento (2€ / día) y caminando algo más de un kilómetro por una amplia pasarela de madera, reconstruida tras de pavoroso incendio de 2017, se alcanza Cuesta Maneli. Se trata de una playa virgen que comparte paisaje con el monumento natural del Acantilado del Asperillo, una duna fósil coronada por un mar de pinos, en el entorno de Doñana. En el camino se puede contemplar diversa y variada flora y fauna típica de esta zona.

Este infinito arenal ofrece un paisaje impresionante y una tranquilidad pocas veces encontrada, lo que, además, supone también un reclamo para la práctica del nudismo en algunas zonas de esta playa.  Si la agenda lo permite, es recomendable contemplar aquí la magnífica puesta de sol que ofrece este paisaje de ensueño.

Distancia: 1,7 km

Dificultad: baja

Información:

Ubicación en google maps

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
Tras los pasos del emperador Augusto

Tras los pasos del emperador Augusto

Turóbriga

Siguiente
Aracena, capital de la Gruta de las Maravillas

Aracena, capital de la Gruta de las Maravillas

Gruta de las Maravillas