La mayor explosión de vida del mundo

Parque de Doñana

Visitar Doñana es atravesar un túnel en el espacio y el tiempo. Hacia un espacio diverso, espléndido, maravilloso, único: marismas rebosantes de vida, enormes dunas de fina arena blanca, pinares en los que se pierde la vista o larguísimas playas que se abren al Atlántico. Y en todos ellos, una explosión de biodiversidad como no se encuentra en otro lugar. Aquí se encuentra el emblemático lince ibérico, ciervos, la tortuga mora o una infinita avifauna, con los majestuosos flamencos, coloridos abejarucos, espátulas, reconocibles por su particular pico plano; o rapaces como el águila imperial o el milano negro, entre otros muchos.

En un tiempo de calma, donde los animales viven en libertad, donde, al pararse a escuchar, invade un mar de sensaciones, donde atrapa la naturaleza. Cantos de aves, ciervos que berrean al final de verano en el periodo de celo, linces que maúllan, la maleza que se agita y habla con el movimiento del viento…

La visita

Aunque algunas zonas se pueden visitar de forma libre, a través de los diversos centros de visitantes y los senderos establecidos, Doñana tiene el acceso limitado a algunos espacios para poder mantener este inigualable ecosistema. Por ello, determinados enclaves solo se pueden visitar contratando los servicios de alguna de las empresas autorizadas.

Lo recomendable es unir ambas opciones: una parte libre por las zonas más comunes y contratar el acceso a las zonas más restringidas. Estas excursiones se pueden realizar en vehículos 4×4, a caballo, por las dunas, las marismas o la propia playa.

Y en el camino se encuentra el paso de poblaciones pasadas. Chozas, agricultura o apicultura también son patentes en este espacio, pero siempre con la máxima integración entre el hombre y la naturaleza. Todo para que el legado de Doñana perdure en el espacio y el tiempo.

Se puede contactar con:

Discovering Doñana / Doñana Nature / Wild Doñana / Doñana Tour / Visitas Doñana

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anterior
En bici por un mar… de pinos

En bici por un mar… de pinos

Rutas en bici

También te puede interesar